Una boda internacional

Marcela Villaseñor
Marcela Villaseñor

Master Wedding Planner avalado por la Association of Bridal Consultants (ABC).


Recuerdo muy bien la tarde de domingo en que mi esposo y yo platicamos sobre el lugar en el cual celebraríamos nuestra boda. Él es extranjero, por lo que tuvimos el dilema de casarnos en México o en su país de origen. La verdad es que no le dimos muchas vueltas al asunto y rápido tomamos la decisión: Nos casamos en México. Así que con toda la emoción del mundo repetimos esta frase una y otra vez a cada uno de nuestros invitados. Pero ¿Qué implicaba esta decisión para nuestra boda? Hoy te quiero contar los principales aspectos a considerar si estás planeando una boda internacional.   
1. La traducción a dos o tres idiomas. Dependiendo del origen del novio o novia, es importante considerar las invitaciones, menús (con descripción de los platillos) y otros artículos que acompañan a la boda en dos o más idiomas.  Este punto es el más obvio, pero nunca está demás comentarlo.  


2. Tiempo de anticipación para invitar a la boda. En México se usa mucho avisar de la boda un año antes de la fecha; en Europa, se usan con frecuencia sólo seis meses. Nosotros queríamos hacerlo a la europea e invitar a todos con pocos meses de anticipación. Para nuestra sorpresa casi ningún amigo o amiga extranjero podía acompañarnos y lo que era más preocupante ni siquiera la familia de mi esposo estaba disponible en esas fechas. Por ello te recomiendo considerar los kilómetros que tendrán que recorrer tus invitados e invitadas para fijar la fecha de la boda y poder avisarles con el tiempo necesario.

3. Preparar información sobre México. Nuestros amigos que no viven en el país se mostraron muy interesados en acompañarnos en nuestro gran día y de paso planearon algunos tours por estados de la República. Para ello, compartí constantemente información sobre qué rutas visitar, datos aproximados sobre el clima en los meses cercanos a la boda, todo lo relacionado con la seguridad en tierras mexicanas, tips para encontrar los restaurantes más auténticos y el tipo de outfit recomendado para cada sitio. 
4. Un lugar con buena conectividad. A nosotros nos gusta viajar en coche, avión, tren, autobús…y queríamos un destino al cual se pudiera llegar fácil y de distintas maneras. Huatulco en este sentido brindó excelentes alternativas por vía aérea y terrestre. 
5. La mezcla de tradiciones. Nos encantaba la posibilidad de que nuestros invitados e invitadas mexicanos y extranjeros tuvieran la oportunidad de convivir con elementos de una nueva cultura. Por supuesto, incorporamos elementos tradicionales mexicanos como la gastronomía, música de mariachi y algunas artesanías mexicanas. Pero también regalamos unos dulces típicos italianos, tuvimos abundante comida como en las bodas que se celebran en Italia y en los playlist creados siempre hubo canciones italianas. Te recomiendo que pienses sorpresas para que todos tus seres queridos conozcan nuevas tradiciones y de este modo, recuerden tu boda de una manera muy especial. 
Las bodas internacionales tienen el reto de conjuntar dos tradiciones culturales distintas de una manera armónica; recuerda no perder de vista este tipo de detalles para que todos se diviertan muchísimo.
Hasta pronto y espero sigas disfrutando la planeación de tu boda. 

–>

Compartir
Compartir
WhatsApp